25 de agosto de 2009

Esta anécdota me la contó Pablo y fue cuando estuvo en el servicio militar. Ocurre que mientras estaba haciendo la colimba (para los que no lo sepan así se llamaba al servicio militar en la Argentina, ya que son las primeras letras de COrre, LIMpia y BArre) se contagió de hepatitis. El médico puso en el diagnóstico que estaba ICTÉRICO, y el superior cuando leyó el parte médico exclamó : "Este soldado debe ser internado urgentemente en un neuropsiquiátrico" (Confundió ictérico con Histérico)

Para peor, una de las enfermeras, cuando se hubo aclarado lo de ictérico, dijo que para saber si era hepatitis debían estudiarse "
las tres amenazas" (las transaminasas)

5 comentarios:

  1. Menos mal que sacaron la colimba!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esa anecdota!!
    Yo tengo una de mi hermana, de una paciente que para explicarle de su patologia ginecologica, le dijo :-Doctora, lo que pasa que yo tengo Critters (quistes) en el ovario....
    Cri cri...

    ResponderEliminar
  3. Tarde, pero seguro!!!

    Es desopilante!

    Me hizo recordar que, estando en el Servicio Militar un día amanecí con bastante fiebre y el Sargento Ayudante a cargo de la tropa de mi Compañía me mandó a la enfermería donde el Sargento Enfermero me dijo que tomara seis aspirinas y volviera al trabajo. En vez de hacerle caso pedí permiso para ver al Capitán y le pedí un día franco porque tenía que arreglar un asunto complicado con una novia que le dije que tenía. El Capitán no pudo resistir la demanda de solidaridad masculina y me dió dos dás francos. Con eso me fui a casa y me metí en cama para seguir el tratamiento normal de gripe.

    Esta historia, también verídica, es como para un blog, no es cierto?

    Alfredo

    ResponderEliminar

Por favor deja tu comentario. Gracias