18 de agosto de 2010

Enseñé, no me escucharon;
Escribí, no me leyeron;
Curé mal, no me entendieron;
Maté, no me castigaron;
Ya con morir satisfice
¡Oh muerte! quiero quejarme;
bien pudieras perdonarme
por servicios que te hice.


Epigrama para el epitafio de un eminente médico madrileño.
 Lope de Vega

1 comentario:

  1. Fabuloso!!
    No hay opción para esto... dignísimo de Lope de Vega!

    ResponderEliminar

Por favor deja tu comentario. Gracias